Actores, Blog

María Casares La estrella española que iluminó las tablas francesas

Estrella Española que brilló e iluminó a Francia

Anne Plantagenet, rescate, un cuarto de siglo después de su muerte, la figura de la actriz gallega, idolatrada en el país vecino y que, tras cultivar las grandes obras de la cultura española, se sintió ninguneada en el regreso a su tierra. Francia considera a la actriz gallega como una heroína nacional francesa.

María Victoria Casares Pérez (La Coruña, 21 de noviembre de 1922 – AlloueFrancia22 de noviembre de 1996) María Casares nació en La Coruña el 21 de noviembre de 1922. Era hija de Santiago Casares Quiroga, político y abogado que llegaría a ser presidente del Consejo de Ministros durante la Segunda República hasta su dimisión en julio de 1936, tras la sublevación militar. 

La carrera política de Casares Quiroga provoca el traslado de toda la familia a Madrid en 1931. Es una experiencia traumática. “Sentí más el exilio de Galicia a Madrid que el de España a Francia”, contará en Residente privilegiada, su libro de memorias. En la capital, la joven recibe una formación de vanguardia, en contacto con las élites de la República. Son años en los que comienza a forjarse su pasión por el teatro. Debuta en la escena parisina con el montaje Deirdre des douleurs. La actuación de la joven actriz no pasa inadvertida para la crítica. El flechazo con los escenarios es inmediato. Pierde a su madre en 1945 y a su padre cinco años más tarde, en 1950.

Nací en noviembre de 1942 en el teatro Les Mathurins”. María Casares debuta en la escena parisina con el montaje Deirdre des douleurs. La actuación de la joven actriz no pasa inadvertida para la crítica. El flechazo con los escenarios es inmediato. María no dejará nunca de vivir entre candilejas. “Encuentro que el teatro es vivir por diez o por cien, pero no se puede separar la vida del teatro”.

En 1976 regresa a España con la obra El adefesio, de Rafael Alberti. María deslumbra en Madrid y Murcia, pero el montaje no acaba de ganarse el favor del público. Por si fuera poco, en Barcelona, la actriz enferma y se suspende la gira. El esperado regreso ha tenido un final amargo. Volverá a España, pero siempre con obras francesas, y no pisará Madrid ni Galicia.  En 1978 se casa con el actor alsaciano André Schlesser. Recluida en su finca La Vergne, María repasa su vida y escribe las citadas memorias, Residente privilegiada (título que alude a su estatus en la tarjeta de residencia original emitida por Francia), publicadas en 1980. En ellas rememora la relación que mantuvo con personajes como Camus, Jean-Paul Sartre, Jean Cocteau o Pablo Picasso.

El 22 de noviembre de ese mismo año fallece en su finca de Alloue, donada a la República Francesa para instaurar en ella una escuela de teatro. La “residente privilegiada” cerraba así su última etapa. “Vivir es sentir, sin amarguras, todas las edades, hasta que llega la muerte”.

Homenaje a una gran estrella y a la multitud de exiliados españoles de todos los tiempos.

¡Que acaben ya los exiliados españoles!

 

Extracto de ABC y número 627 de la revista Historia y Vida