Entre Visillos

Los cuatro grandes pasiones de Concha Velasco

Concepción Velasco nació en 1939 en Valladolid, España. A los 15 años empezó a trabajar en cine con el nombre de Conchita Velasco.

En 2016 recibió el Premio Nacional de Teatro y hoy, se anota 64 años de una exitosa carrera artística. En su vida personal tuvo cuatro grandes pasiones, historias que rememora en su libro “El éxito se paga”.

 

“Yo he querido mucho más de lo que me han querido a mí. He regalado amor a manos llenas y no me arrepiento de ello”, contó la actriz a una publicación.

Además, afirmó que su entrega y pasión en el amor le trajo algunos disgustos.

JOSÉ LUIS SÁENZ DE HEREDIA

Concha Velásquez lo conoció en el espectáculo “De Color Moreno” en 1955. Ella tenía 16 años y era bailarina, sin embargo, aquel cantaor no le hizo caso. Fue solo un amor platónico En 1960, con 21 años, la actriz conoció al director cinematográfico, quien era un hombre casado y nunca pensó en dejar a su esposa. Se conocieron en la película “El escándalo” y la relación duró hasta principios de los años 70. Aunque la relación no se oficializó, la prensa lo sabía y comentaba a boca llena sus encuentros como amantes.

JUAN DIEGO

Ellos se conocieron en la comedia dramática “Llegada de los dioses”, de Buero Vallejo. La pareja se enamoró y eso enfureció a José Luis Sáenz de Heredia, quien fue hasta el teatro para enfrentarse a su rival. Sin embargo, allí se enteró que perdió para siempre a Conchita.

Jo dilató por mucho tiempo la posibilidad de casarse con la actriz, por esa razón la relación terminó y quedaron como amigos.uan Dieg

FERNANDO ARRIBAS

En 1975, Concha Velasco se volvió a enamorar Esta vez del director de fotografía, Fernando Arribas, quien estaba casado y tenía hijos.

La pareja rodó juntos “Las bodas de Blanca”, y la prensa los mantuvo en un bajo perfil. Aquella relación estaba destinada al mismo destino que la de Sáenz de Heredia. Ella quiso casarse, pero él no deseaba romper su matrimonio.

“Por muy ideales que fuéramos como pareja lo que no podía soslayarse era su situación matrimonial”, confesó la actriz.

De su relación nació Manuel, el primer hijo de la actriz, a quien le dio sus apellidos por ser madre soltera. La relación terminó y quedaron como amigos.

PACO MARSÓ

Finalmente, y tras muchos desamores, apareció Francisco Marsó en 1976. El enamoramiento fue  rápido y se casaron un años después en una ceremonia privada, pero esta vez supo colocar el amor de una madre junto a la pasión hacia Pedro.

La pareja tuvo un hijo que lleva el nombre de su padre. El amor de la actriz por su esposo fue grande, pero él era conflictivo y terminaron divorciándose por sus constantes problemas de alcohol, juego e infidelidades.

Hoy Concha disfruta de sus verdaderos y mas grandes Amores, la de sus dos hijos.

extractado de amomama.es

 

Noticias, Televisión

La 2ª de TV nacional repone la mítica serie “los Camioneros”

La 2ª de TV nacional repone la mítica serie “los Camioneros”

Ayer día 2 de diciembre de 2020 pusieron el primer capitulo de la serie “Puesta apunto de un Conductor”

Serie de TV (1973-1974). 13 episodios. Paco (Sancho Gracia), un camionero de treinta años mimado por su madre y por su novia, tiene fama de “golfo”. Los episodios están aderezados de pequeñas y grandes peripecias de carácter costumbrista de la época: una pizca de emoción, un poco de riesgo, comidas aquí y allá, largas horas al volante con nieve o con calor extremo y, de vez en cuando, un gesto de solidaridad humana. Los trece capítulos se pueden ver también en TVE a la carta:

https://www.rtve.es/alacarta/videos/los-camioneros/camioneros-seis-meses-punto-muerto/3466558/

Noticias

Berlanguiano

La Academia de Cine aplaude la incorporación de “berlanguiano” al diccionario

La Academia de Cine ha manifestado hoy su orgullo y satisfacción por la inclusión del término ‘berlanguiano’ en la última actualización del Diccionario de la Lengua Española (DLE), en alusión al cineasta valenciano Luis García Berlanga y a su obra.,”Este reconocimiento hace oficial algo que sabíamos todos: somos un país berlanguiano”, ha dicho Marino Barroso, presidente de la Academia de Cine, tras subrayar que Berlanga supo mostrar “las grietas” de la sociedad española “

Noticias

Requiem de Mozart por Ennio Morricone

Requiem por Ennio Morricone

Muere Ennio Morricone a los 93 años

 

El Romano que nació  el día el 10 de noviembre de 1928, compuso la banda sonora de más de quinientas películas y series de televisión. Recibió un Óscar honorífico en 2006 y ganó el Óscar a la mejor banda sonora en 2016 por la cinta The Hateful Eight. En 2020, le fue otorgado el Premio Princesa de Asturias de las Artes, compartido con el también compositor John Williams.

Noticias

El anuncio de verano de la DGT 2020

“Este país no puede soportar más muertes”

“Este verano del 2020 la D.G. T. ha realizado un video que lo protagoniza el patinador olímpico y dos veces campeón del mundo Javier Fernández. Después de todos estos meses sin poder patinar, el deportista vuelve a un lugar cargado de simbolismo como es el Palacio de Hielo de Madrid, que fue habilitado como morgue durante la crisis sanitaria del COVID-19. De forma metafórica, el video muestra a Fernández como si fuera el vehículo y la pista de hielo como si de una carretera se tratara. Un mal salto o una inadecuada velocidad de rotación puede tener consecuencias fatales para el patinador; lo mismo que cuando el conductor adopta comportamientos de riesgo en la conducción, explica Tráfico.”

Después de visualizar varias veces este video metafórico he comprendido que lo bello lo sublime en publicidad en esta ocasión no funciona, tiene que llegar, impactar, cautivar, este video aparte de ver a un patinador en  una alegoría, no llega, no se comprende, no se entiende, te deja anonadado, te deja en inferioridad de condiciones porque no alcanzas a entender lo que el mensaje te quiere trasmitir. Tienes que leer la explicación de la propia D.G.T. par verlo, habrá incluso quien le siente mal ver patinar en lo que hace pocas semanas era una morgue y ahora esta bacía; Las cosas se pueden hacer de muchas formas se pueden hacer con estilo pero que lleguen impacten y consigan atraer al espectador y no le  dejan pasmado de tanto arte y de un mensaje que no llega, no se entiende, al menos por la mayoría.

Entre Visillos

Miguel Ángel Pérez un héroe en un mundo de cobardes.

 

Miguel Ángel Pérez un héroe

El dueño del nuevo Cine Embajadores (glorieta de Santa María de la Cabeza, 5 Madrid, España), lleva invertido 400.000 euros, su apertura el 3 de julio, un espacio de 330 metros cuadrados y tres salas con capacidad para 200 personas en total, El barrio de embajadores ha experimentado una gran emoción por la aventura empresarial de este valiente.

¡Saludos a los valientes que hay en España!

Noticias

Los exhibidores vuelven con imaginación

Las salas Cinematográficas clausurada hasta la fase 2.

La excepción de los autocines permite su apertura en fase 1, cuando el contacto y las relaciones humanas aún están muy restringidas para evitar rebrotes de covid-19. Esta forma de ir al cine disminuyendo el contacto y el hecho de que estén al aire libre permite que este sector vuelva a su funcionamiento habitual, aunque con el acceso limitado al 20% de su capacidad.

¿Pero cuántos autocines hay en España?

Son pocas las ciudades que albergan este formato clásico, ideal para la actual desescalada. Valencia, Alicante, Gijón, Getxo y Torrelavega, además de Madrid, son los lugares que cuentan con este tipo de instalaciones.

Se calculan perdidas en el sector rondando los 200 millones de euros en lo que llevamos de confinamiento.

Los propietarios de estos negocios afinan su imaginación de exhibidores y preparan para hacer conciertos, teatro al aire libre, monólogos... Van a aprovechar la ventaja del negocio al aire libre y la época estival, ¡ya era hora! que no solo guionistas , productores y directores empezaran a hacer trabajar su imaginación… ¡si lo que no hace la necesidad!.

Blog, Entre Visillos

El Síndrome de la Cabaña 2ª Parte.

El Síndrome de la Cabaña ( 2º Parte)

Me quedé dormida, soñé recuerdos pasados de mi feliz juventud, soñé con parques, amigos, abrazos y días felices, me interrumpió un ruido, lo reconocí como el timbre de la puerta de la calle;  Mi hija había venido para socorrerme para ampararme.

Cuando mi hija se empeñó en que saliera con ella a comprar las medicinas me negué en rotundo, no quería exponerme al virus, el bicho estaba en la calle en todas partes, yo en mi casa estaba a salvo, como la doncella en su castillo, bien segura y protegida por anchos y altos muros limpios y saneados, en la calle había muchas personas, y luego estaba entrar en la farmacia llena de personas mayores como yo; no me podía obligar, yo me encontraba tan a gustito en mi casita, la calle era un mundo hostil inhóspito inseguro muy amplio y desconocido para mí. Mi hija insistía e insidia, quería que saliera a acompañarla a la calle, que me quedara en la entrada de la farmacia. Me aferre como un niño a mi butaca y me negué en rotundo a salir con ella, el mundo se había echo muy grande para mí.

Me fui a la cocina cogí mi amuleto, me puse el abrigo y me agarre al brazo de mi hija, me había convencido, igual que lo hizo su padre para que me casara con él, testarudo constante y cuco, igual había salido la niña;  Hacia mucho tiempo que no veía a mi amiga Prudencia, y si ella estaba en la calle comprando en la frutería yo también iría a la farmacia a comprar con mi psicóloga personal, y con mi amuleto…una cabeza de ajo.

 

Entre Visillos

El Síndrome de la Cabaña 1ª Parte

El Síndrome de la Cabaña (1ª Parte )

Me he levantado como cada mañana, he desayunado, he recogido la casa, la he limpiado de forma muy minuciosa, desde que estamos confinados la limpieza es la primera tarea que realizo en casa, pongo todos mis sentidos para no dejarme ni un rincón, ya sé que está limpia y que en mi casa no entra nadie y yo no salgo, solamente a tirar la basura a la calle, pero lo hago por la tarde cuando ni coches pasan por la carretera, bajo por las escaleras sin tocar nada, abriendo las puertas con un trapo de intermediario y que luego lo lavo con detergente agua caliente y desinfectante.  La compra me he acostumbrado a que me la traigan a casa, me la dejan en la puerta y cuando la introduzco en casa la caja y toda ella la lavo con un trapo bien enjabonado y desinfectante.

Un día sentía mareo llame al médico me estuvo haciendo un montón de preguntas y llego a la conclusión de que tenía que emplear menos detergente con desinfectante, y me mando que abriera las ventanas, yo al principio tenía terror pánico, pensaba que el virus iba a entrar por la ventana, el médico me tranquilizo y me convenció de que la enfermedad no volaba y que yo al vivir frente a un parque y no tener vecinos cercanos estaba a salvo. Yo me sentía a salvo en mi casa muy a gusto en mi castillo, sabía que si me mantenía en él, no me pasaría nada.

Por la ventana veía como la gente salía, pensaba que eran unos inconscientes y unos insolidarios, porque después de leer y enterarme de cómo  se trasmitía el virus los veía  como los culpables de que muchas personas se contagiaran o murieran.

Se me acabaron las medicinas, mi hija estaba en el pueblo de alado viviendo y no se podía trasladar para ir a la farmacia y traerme , me entro el pánico me quede paralizada en el sillón sin saber lo que hacer, permanecí allí paralizada durante dos horas, por mi cabeza paso todos los recuerdos de mi vida, mi penosa y trabajosa vida como viuda, me veía sola y sin poder ir a la farmacia. Conseguí reaccionar, me puse a llamar a farmacias por si me podían traer los medicamentos, nadie podía por seguridad, los míos eran con receta especial y tenía que ir personalmente yo o alguien, no tenía a nadie me encontraba aterrada y  sola.

 

Continuara…

Entre Visillos

Relatos para no dormir 3º La Residencia.

La Residencia.

En un pueblo madrileño, se inauguró hace dos años escasos una Residencia de ancianos, es subvencionada y yo que acababa de terminar a distancia un curso de auxiliar de geriatría,  eche mi curriculum; Pasados un mes escaso me llamaron para hacer la entrevista.  La Directora de estatura pequeña, menuda pero con una potente voz, después de hacerme las oportunas preguntas y con los informes y recomendaciones que llevaba de inmediato me indico que podía empezar a trabajar al día siguiente;  Me puse muy contenta, llevaba ya tiempo en el paro y mi ilusión por empezar  un nuevo trabajo era mezcla de ilusión e incertidumbre ante mi nueva labor.

El primer día todo era nuevo,  yo estaba acostumbrada a hacer todo pero con solo una persona,  y teníamos más de diez ancianos a nuestro cargo por trabajador, del todo desde el primer día me di cuenta que la carga de trabajo era muy excesiva, llegue a casa sin poder mover ni un músculo,  me eche en la cama y amanecí al día siguiente;  A medida que iban pasando los días me daba cuenta que ese trabajo no era el que yo había hecho en casas de personas que querían que les cuidaran a sus mayores de la mejor manera posible.  Había residentes que no podían comer solos y tenias que emplear el tiempo que disponíamos a la vez para darles de comer  a ellos y a la vez atender a los demás, la mayoría no podían por sí mismo;  imposible atenderlos como se merecían y por eso muchos se quedaban sin terminar su plato,  por eso adelgazaban o  terminaban desnutridos;  te tenias que multiplicar no por dos sino por cinco y aun así no podías atender a todos.

La Directora que en su despacho con los familiares hacia pura falsa y se desvivía en hablar de las bondades de ese centro, por las mañanas se volvía más que en un sargento de hierro en una domadora de leones, a grito pelado y con malos modales nos gritaba todas la mañanas dándonos las instrucciones vociferando como si de esta forma se la tuviera por más autoridad y siempre con la coletilla, ” ¡ quien no esté a gusto aquí ya sabe dónde está la puerta, tengo más de trescientas solicitudes para entrar a trabajar !” (solo faltaban los latigazos).  En la residencia trabajaban las dos hijas  de la Directora y estaban encargadas de una planta cada una y de organizarnos a todas,  nos arreaban como si fuéramos una reala de perros tirando de un trineo para hacer  las habitaciones lo antes posibles, nosotras hacíamos lo que podíamos pero era imposible hacer un buen trabajo;  levantar a los residentes, lavarlos vestirlos llevarlos a desayunar hacer  las habitaciones, darles de comer, atenderles personalmente no se podía, y hacerlo bien era imposible.  Estábamos deseando que llegara la hora de las visitas, porque el estrés  las carreras y  los gritos acababan con la presencia de las visitas; teníamos que cuidar mejor a los ancianos y dar  la sensación de que todo estaba controlado, cuando era horario de visita, no había azuces para hacer el trabajo rápido, ni gritos, todo era teatro, ficción, todo para que los familiares de los residentes tuvieran la impresión de que todo el tiempo era así.

En la residencia había una mujer con alzhéimer que su marido la había internado por necesidad, el no se podía hacer cargo solo, pagaba cerca de tres mil euros, acudía todos los días mañana y tarde a verla y estar con ella; este tipo de clientes le ponía de los nervios a la Directora porque eran los más exigentes y demandaban continuamente atención para sus familiares;  A los trabajadores también nos rompía el ritmo de nuestros quehaceres que eran muchos más de los que podíamos abarcar  humanamente.

A un paciente se le cambiaba el empapador por la mañana y lo normal es que hasta antes de comer, y si acaso, no se le volviera a cambiar por otro limpio, seis hora  o más con un pañal que muchas veces estaba desbordado, para evitar esta circunstancia que nos rompía el poder terminar todo el trabajo y nos decían que  multiplicábamos el gasto de pañales por ello nos daban instrucciones de que tratáramos de no darles de beber agua, salvo que ese paciente lo tuviera prescrito. Por esto los casos de deshidratación eran muchos y tan solo con los casos más visibles se actuaba, todo estaba pensado para el beneficio puro y duro. Me enteré que la Directora obtenía suculentas nominas si conseguía llegar a su objetivo, no gastar todo el presupuesto, mas ahorro mas comisión recibía esta por su logro. Los trabajadores nos sentíamos maltratados moral y personalmente porque veíamos que estábamos trabajando con personas muy desvalidas sensibles y necesitadas y que  para la Empresa los residentes eran  como ganado, no había humanidad solo el beneficio económico. Tuve que empezar a tomar ansiolíticos y aquellos meses que estuve trabajando en este sitio tuve continuas pesadillas durante las noches.

Un día acudí al trabajo y a soslayo me contaron que ese día había fallecido un anciano  que tenía Alzheimer,  se había escapado de su habitación por la noche, había salido por la puerta de la cocina al patio, no supo ni pudo volver a entrar; se lo habían encontrado el turno de la mañana entre los contenedores de la basura, acurrucado;  al día siguiente murió de pulmonía,  a la familia se le informó de que había sido de los bronquios que estaba muy delicado y era muy mayor.

Hicimos la habitación, y esa misma tarde en la cama del anciano había un nuevo residente.

Yo deje ese trabajo ese mismo mes.

 

 

Entre Visillos

Relatos para no dormir 2, Nazismo moderno

La solución final del Nazismo Reconvertida por el Coronavirus 19.

Estamos viendo en muchos medios de comunicación  que en algunos países, sobre todo de América, pero también en otros Continentes, las medidas de contención y las acciones contra la Pandemia han llegado tarde o han sido moderadas y rebajadas adrede por el poder reinante en ese País concreto;  Es sabido que el confinamiento y la falta de recursos(sanitarios, económicos, de higiene) en las clases más modestas económicamente va a desencadenar una mortalidad tremenda en estos sectores sociales que le son molestas e indeseables para el Poder Político, que se nutre de los sectores de la población económica más pudiente y que son los que les mantienen con sus votos o con su dinero en sus campañas electorales, de esta forma están limpiando sectores de la población que ellos consideran indeseables o de muy alto costo de  mantenimiento social, dígase de los pensionistas que son considerados por algunos cargas indeseables por su larga longevidad;  De esta forma aprovechan la pandemia mundial del Coronavirus 19 para equilibrar las tasas demográficas o la balanza económica en sus respectivos países.

Al buen entendedor pocas palabras le faltan.