Televisión

Programas basura en televisiones Españolas

La basura inunda las televisiones en España

 

Hoy en día la televisión en muchos de sus exponentes se ha convertido en autentica programación basura que lo único que busca es la audiencia de cerebro plano

Yo no interesa ni temas ni personas que pueden contribuir a construir una sociedad más rica más dinámica y que beneficie a su vez a toda la sociedad haciéndola más rica duradera y verdadera en sus fines.

La audiencia, todo por la audiencia que es la  que genera beneficios económicos como reclamo para publicitar una marca o una empresa, y este popurrí cada vez más férreo, se hace evidente en cada programa televisivo e incluso en la publicidad que los promueve, alienta y alimenta.

Las televisiones, en general, ya no crean valores, estímulos  ya no crean ilusión y expectativa de  que se pueden hacer las cosas para ser felices, solo satisface  los instintos más básicos de evadir de los problemas cotidianos creando audiencia al precio que sea.

Está en el ser interno de cada individuo, de cada ciudadano y cada ciudadana, todos puede que  nos sintamos atraídos por ese mundo vulgar y oscuro, selvático y anárquico, de instintos bajos y depredadores, que con mucha intensidad potencian las televisiones, y cuya audiencia se dispara ante programas de una calidad más que discutible y un chismorreó chabacano de bajo nivel cultural.

Se nos ponen como personajes que merecen una dedicación especial aquellos cuyo mayor mérito ha sido acostarse con un famoso, separarse con polémica de su pareja, criticar a diestro y siniestro a todo viviente, desnudarse en una revista, contar frívolamente sus intimidades sentimentales,…personajes que rayan lo abominable y lo marginal.

Y cada vez más, se buscan fórmulas más agresivas, más polémicas, más descaradas, más sórdidas  y más insultantes para extraer  en esa franja horaria mayor número de televidentes.

De estos programas basura salen personajes que se permiten criticar todo y opinar de todo, quienes sean son tratados como auténticas autoridades del bien y del mal, de lo divino y humano.

Mientras tanto, la mima sociedad se escandaliza de tanto descaro y tan poca vergüenza que se está imponiendo a diestro y siniestro, sin apenas inmutarse por la crispación a la que nos están llevando los programadores de estos vómitos mentales que tanto abundan en casi todos los canales, bajo la escusa de que es lo que demanda la  audiencia, audiencia cada vez mas canija y sin capacidad de decidir porque cada día hay más cadenas, pero con  programas de mas baja calidad intelectual moral y creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *