Blog

Relatos para no dormir 5º

Desde el cielo nos miran con sus ojitos
También suben al cielo

Qué sucede cuando los animales mueren.

Todos los animales son espíritus, ya que todos los seres vivos son entidades espirituales, tienen alma, energías. Nacen, viven, mueren y después regresan de nuevo al mundo físico en otros cuerpos terrenales.  Aprenden a amar, a pensar con mayor atención y capacidad,  y por eso las mascotas emulan el comportamiento de sus propietarios.

¿Cómo es la vida después de la muerte de las mascotas?

Las almas de los animales cuando mueren pasan al reino espiritual al igual que las de los seres humanos. En el momento de la muerte, dejan su cuerpo físico y se convierten en un cuerpo entérico o también conocido como cuerpo astral,  cuerpo material, convirtiéndose en uno espiritual. Los animales, al igual que los humanos, se unen a su círculo de seres queridos.

Muchas personas aseguran ver o escuchar a sus mascotas al poco tiempo de haber fallecido, y puede ser así, pues ellos permanecen espiritualmente en los lugares de la tierra en los cuales vivieron y retozaron durante tantos años. Pero,

 ¿Se quedan siempre a nuestro alrededor?

No, los animales también realizan la transición al más allá, al igual que lo hacemos nosotros, los seres humanos.

Los animales se aparecen como orbes (circunferencias) de luz o incluso se manifiestan como eran en la vida terrena. Se puede ser capaces de olerlos, escucharlos o incluso sentirlos correr a nuestro lado, para hacernos saber que están allí, cerca nuestro, durmiendo en nuestra cama, como lo hacían cuando estaban físicamente. Pero lo más importante es que nuestras mascotas espirituales nos siguen amando incondicionalmente igual que lo hacían cuando estaban en el plano terrestre, preocupándose por nosotros y cuidándonos.

Cuando fallece un animal, salen a recibirlo en el más allá, los seres humanos con quienes mantenía una buena relación en la Tierra, almas generosas que cuidan a las mascotas hasta que se reencuentren con sus amos en el mundo espiritual.

Un animal nos hace más humanos, nos enseña lo que es el amor incondicional, nos muestra el amor puro, sin egoísmos.

El actual Papa Francisco ha asegurado que volveremos a ver a nuestros animales en el paraíso, pues los animales van al cielo,  puesto que está abierto a todas las criaturas, un pensamiento que debieron de compartir dos patrones de los animales como son San Francisco de Asís y San Antón.

 

 

1 pensamiento sobre “Relatos para no dormir 5º”

  1. Mi perrita KuKi si que tiene amor desprendido y desinteresado, me espera todas las noches a que llegara a casa y me recibe lleno de alboroto, mi gatito Lucas ese tambien me quiere mucho sobre todo cuando le doy su latita, son dos amores pero cada uno con su interes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *