Blog, Cine

Ir al cine no es ecológico.

Estamos en una época en la que los distribuidores se quejan de que cada vez tienen menos espectadores, aludían hace poco que  la subida del precio de las entradas era por  el  IVA y ahora que el impuesto ha bajado ellos no han repercutido el importe de las entradas haciendo lo propio, bajándolas, FACUA  presumiendo que les ha denunciado y el público cada vez que quiere ir a ver una película se comporta de manera anti ecologista. En unas semanas en las que se celebra la cumbre contra el cambio climático ir al cine se ha convertido en un acto muy poco ecologista.  La mayoría de las salas de proyección se encuentran en Centros Comerciales, acudir a estos centros implica coger el coche o el transporte público, aparte del tiempo en el trayecto tenemos el tiempo que empleamos en aparcar en la mayoría de los casos es de varios minutos, luego la salida; si hemos empleado el trasporte público para acudir a estos lugares del dispendio y del consumismo absurdo y anti ecológico nos encontramos con incomodidades de horarios que no se adaptan a los del cine, si has ido en tu vehículo y es hora punta una buena caravana de regreso;  todo esto te hace reflexionar y llegar a la conclusión de que todos los esfuerzos para poder ver una película en una sala de proyección lleva implícito un consumo poco ecologista. En otros tiempos acudir al cine era cosa de zapatos y como mucho de un autobús, lo que consumíamos en el cine eran productos mucho mas ecológicos y los depositábamos en papeleras (salvo las magnificas pipas que solo se podían consumir en los cines de verano) y en los de invierno si no te veian;  Ahora los tanques de palomitas que en muchas ocasiones se tiran sin consumir, los refrescos que se caen y convierten la moqueta de los suelos de los cines en lodazales de tierras pegajosa;  Y mención aparte las salas con las butacas reclinables en las que se pueden consumir de todo, incluso bebidas alcohólicas, todo por el negocio, un negocio según los exhibidores cada vez menos rentable, ¡ lo tendremos que creer!.