Entre Visillos

Datos que te quitarán las ganas de ver pornografía

Los resultados de un estudio estadístico llevado a cabo por la agencia de filtrado de internet Covenant Eyes, datos que quizás te quitarán las ganas de invertir tu tiempo en mirar porno.

Según las estadísticas, 66 por ciento de los actores de películas para adultos padecen de herpes, 28 por ciento tienen o han tenido alguna enfermedad de trasmisión sexual, y 7 por ciento de ellos y ellas tienen VIH.

La mayor parte de las actrices porno abusan de las drogas —sobre todo mariguana, éxtasis y cocaína— con el fin de evadirse y así soportar la vergüenza, el dolor, el trato violento y las humillaciones de que son objeto durante las filmaciones.

De igual modo, un alto porcentaje de ellas sufre de depresión o de trastorno limítrofe de la personalidad.

Aproximadamente 88 por ciento de las escenas pornográficas contienen algún tipo de agresión física —nalgadas, cachetadas, sofocación—, y 49 por ciento incluye agresiones verbales.

Estadísticamente, el consumo habitual de pornografía se asocia con problemas como: tensiones maritales y tendencia a la separación o divorcio; incapacidad de relacionarse sanamente con el sexo opuesto; infidelidad; deseo de tipos más explícitos o violentos de pornografía; aumento en el deseo de actividades sexuales ilegales, de riesgo o que implican abuso; percepción disminuida del valor del matrimonio y la monogamia; adicción al sexo y conducta sexual compulsiva.

La exposición continua y prolongada a la pornografía tiene efectos psicológicos como: una percepción exagerada de la actividad sexual, disminución de la confianza en tu pareja, pérdida de la esperanza en la monogamia, la creencia de que la promiscuidad “es lo normal”, desvalorización del amor de pareja, y pérdida del interés en el compromiso, las relaciones a largo plazo, la familia y la crianza de los hijos.